CMMI para principiantes (II)

¿Eso de las prácticas, cómo va?

Es sencillo, y a la vez complejo. CMMI-DEV (El CMMI for Development del que hablé el otro día), se divide en áreas de proceso, 22 en total, que a su vez se dividen en metas para cubrir satisfactoriamente el área. Para complicar un poco más el tema, cada meta se compone de varias prácticas específicas, que son las que realmente nos aportan la chicha de lo que hay que cumplir. Por si fuera poco, además de haber una serie de metas y prácticas específicas por cada área, existen metas genéricas, con sus respectivas prácticas genéricas, que deben de cumplirse para todas las áreas. Incomprensible, ¿no? Veámoslo entonces con un ejemplo:

Una de las 22 áreas de proceso es REQM, Requirements Management. La gestión de requisitos, según CMMI, debe cumplir una única meta específica: gestionar los requisitos. De cajón. ¿Y qué es gestionar los requisitos? Eso se explica mediante las cinco prácticas específicas que componen la meta de gestionar requisitos. A saber:

SP1.1 Entender los requisitos: desarrollar un entendimiento sobre el significado de los mismos con sus proveedores.

SP1.2 Acordar los requisitos: obtener el acuerdo de todos los participantes en el proyecto.

SP1.3 Gestionar los cambios de los requisitos: gestionar los cambios mientras los requisitos evolucionan durante el proyecto.

SP1.4 Mantener la trazabilidad bidireccional de los requisitos: mantener la trazabilidad entre los requisitos y los productos de trabajo.

SP1.5 Asegurar la consistencia entre los requisitos y los productos de trabajo: mantener alineados los planes y el trabajo realizado con los requisitos acordados.

Además, la gestión de requisitos debe cumplir una serie de prácticas genéricas que son aplicables de manera transversal a todas las áreas (REQM no iba a ser menos). Éstas son, entre otras: establecer una política organizacional para la gestión de requisitos, diseñar y mantener un plan al respecto, proveer recursos, asignar responsabilidades, etc.

Las otras 21 áreas tienen una estructura similar, si bien pueden constar de más metas. Como se observa en el ejemplo de REQM, el modelo no explica cómo hay que implementar las prácticas, sino simplemente qué es lo que hay que obtener (entendimiento, acuerdo, gestión de cambios, trazabilidad y consistencia).

Pero… yo he leído que CMMI va por niveles, ¡no sabía nada de 22 áreas!

Paciencia. Existen dos representaciones alternativas que permiten trepar por CMMI en la búsqueda constante de la excelencia. Una es la representación continua, que permite seleccionar en cuál o cuáles de las áreas queremos mejorar y centrarnos en las metas y prácticas de ese área independientemente de lo bien que gestionemos las demás. Es una opción útil para organizaciones interesadas en la mejora de determinados aspectos del desarrollo, conscientes de sus debilidades y poco interesadas en la obtención de certificados, o al menos no obsesionadas con ello. Por ejemplo, una empresa puede estar preocupada por cómo se gestionan los requisitos y cómo se realiza la medición y análisis de los datos de sus proyectos y acudir por tanto únicamente a las áreas REQM y MA de CMMI, dejando de lado las 20 restantes.

Sin embargo, la opción más habitual es emplear la representación escalonada, que divide las 22 áreas en 5 niveles de madurez, de tal forma que las organizaciones poco conocedoras de sus propios defectos (la mayoría, para qué negarlo), obtienen una hoja de ruta sobre la que emprender su camino hacia la excelencia. Cada nivel supone cumplir las metas de una serie de áreas de proceso nuevas, y además, seguir cumpliendo las de los niveles anteriores. Una empresa que cumpla las 22 áreas de proceso y además satisfaga todas las metas genéricas, tendrá un nivel de madurez 5, la crème de la crème de CMMI. Sólo hay tres empresas así en toda España, así que nada de lanzarse en tromba a por el máximo nivel.

En el próximo post hablaré más en detalle de estos niveles y de cómo CMMI evalúa el grado de madurez de las organizaciones.

<< Ver CMMI para principiantes (I)

Ver CMMI para principiantes (y III) >>

CMMI para principiantes (I)

A lo largo de los próximos posts trataré de explicar brevemente qué es y en qué consiste CMMI, desde el punto de vista de un principiante que por el hecho de llevar pocos meses familiarizado con el modelo, conoce y aún sufre las dudas que asaltan a cualquier profano en la materia.

¿Qué es CMMI?

CMMI son las siglas de Capability Maturity Model Integration. Es un modelo desarrollado por el Software Engineering Institute para la mejora de los procesos de las empresas de software que califica las compañías según su nivel de madurez. Por proceso se entiende un conjunto de fases sucesivas que llevan a la obtención de un resultado, y por nivel de madurez, el grado de calidad que alcanzan los procesos. Recientemente el modelo fue aupado a la versión 1.3.

Así pues, y en pocas palabras, CMMI establece una serie de buenas prácticas que las empresas deben cumplir para ser consideradas de un grado de madurez determinado a la hora de generar resultados. Pero ojo: CMMI no te dice cómo llevar a cabo estas prácticas, simplemente te indica qué debes cumplir. Es cosa de cada empresa buscar el modo de cumplir con dichas prácticas (y es aquí donde comienza el gran negocio de los consultores en torno a CMMI, pero ésa es otra historia).

Existen tres tipos de CMMI, nombrados como constelaciones por algún gurú de las altas esferas. Está la constelación CMMI for Acquisition, para la mejora de procesos de contratación externa, la CMMI for Services, para el establecimiento y la entrega de servicios, y la que más nos interesa y de la que hablaré a partir de ahora: CMMI for Development, para la mejora del desarrollo de productos, esto es, software.

¿Y por qué tiene tanto prestigio?

Es una gran pregunta, pero lo cierto es que hoy en día CMMI es el certificado de moda para empresas de desarrollo de software por encima de otras muchas en principio igual de exigentes o completas. Atrae inversiones y genera clientela, eso es un hecho. Tal vez sea por tratarse de un invento americano auspiciado por el Departamento de Defensa, tal vez por la solidez de sus evaluaciones (conocidas como SCAMPI, y de las cuales hablaré otro día) o tal vez, quién sabe, porque realmente sea muy bueno.

En el próximo post hablaré sobre la división de CMMI en áreas, metas y prácticas y los diferentes caminos (dos, de hecho) que existen para certificarse en el modelo.

Ver CMMI para principiantes (II) >>

¿Es Avatar la película más taquillera de la historia?

Se oye mucho estos días en la prensa especializada que Avatar se ha convertido en la película más taquillera de la historia. Sin embargo esto no es del todo cierto. De hecho, ni siquiera es una de las 20 películas que más han recaudado a lo largo de estos ciento y pico años de celuloide, al menos en lo que al mercado norteamericano, que es el principal, se refiere. En concreto habría que situar a Avatar por el momento en la 21ª posición.

Esta confusión es debida a que en los rankings que se han venido manejando no se consideraba la inflación. Así, cada pocos años, cualquier éxito del momento podía colarse con relativa facilidad en los puestos nobles de dicha clasificación.

Descontando por lo tanto el efecto de la inflación, habría que remontarse nada menos que hasta 1939 para encontrarnos con el campeón absoluto: Lo que el Viento se Llevó, cuya recaudación en Estados Unidos sería aproximadamente 2’5 veces la de Avatar. En segunda posición iría Star Wars, ahora conocida como Episodio IV: Una nueva esperanza, de 1977. El podio se completaría con Sonrisas y Lágrimas, el sentimental, hiperfamiliar y archirrepetido film protagonizado por Julie Andrews allá por 1965.

Vía | Box Office Mojo

Un gobierno en ruinas

Sin lugar a dudas las dos últimas han sido las peores semanas para un gobierno de España desde la invasión angloamericana de Irak, al menos en lo que a popularidad se refiere. Zapatero por primera vez ha caído en valoración por debajo de Rajoy. Si hace unos días Corbacho decía que enero no sería un mal mes para el paro, acabamos de descubrir que lejos de ser siquiera regular ha sido verdaderamente nefasto. Y por si fuera poco, el asunto de la jubilación ha sido tan mal llevado por este gobierno como acostumbra con todos los asuntos económicos.

Además, la izquierda laicista (que en España es casi toda) anda muy cabreada con su antaño ídolo no sólo por el tema de las pensiones, si no también por el asunto de la oración con Obama, y empiezan a ver en su actitud hacia el mulato presidente una copia de lo que según ellos ocurría entre Aznar y Bush. Así pues, las próximas encuestas, que ya están tardando en salir, probablemente reflejen una victoria holgada del PP. El problema para los españoles es saber si Rajoy lo haría mejor que Zapatero. Yo hoy por hoy quiero creer que sí, pero con lo mal que está la cosa, hacerlo un poco mejor no será suficiente, y hay gente en el PP que inspira mucha más confianza que su tibio presidente.

¿Rajoy vs. Blanco?

Dice el supuestamente bien informado ex-director de Público, Ignacio Escolar, que Pepe Blanco es uno de los principales candidatos para sustituir a Zapatero ante su cada vez menos improbable adiós en 2012. No sé si será una broma pesada, pero dejando de lado el análisis del impacto que esto tendría en los resultados, lo que sí está claro es que estaríamos ante el cartel electoral de más bajo nivel en muchas décadas.

Sería difícil encontrar incluso en toda la II República y la anterior Restauración un dúo peor que Rajoy y Blanco, por supuesto salvando las distancias entre ambos.

Reunión por el manifiesto fracasada

La ministra, aparte de salir volando en cuanto se han hecho las fotos y ha visto la puerta medio abierta, ha dejado encargados de la reunión a unos subalternos que se han negado a cambiarle una coma a la disposición final de la nueva ley, que era donde se incluían los atropellos denunciados, y que han llevado la reunión a un clima de tensión. Su única ¿oferta? ha sido crear un superportal de contenidos. O algo así.

Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Me adhiero al manifiesto promovido desde esta mañana en la blogosfera y que ya cuenta con multitud de apoyos:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales
de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles
y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

PD: Como curiosidad, leo en el twitter de Enrique Dans que el manifiesto fue redactado virtualmente por más de cuarenta bloggers usando conjuntamente Google Wave.

La última moda climática

Ahora resulta que el agujero en la capa de ozono es bueno. Eso sí, está desapareciendo, pero eso ahora parece ser muy malo. Vaya lío, lo que han cambiado las cosas desde las amenazas de enfriamiento global a principios de los 70. Unos dicen que la cosa se calienta, otros en cambio se ponen retro y dicen que la edad de hielo es inminente.

Mientras tanto viviremos el día a día y nos abrigaremos, porque hoy, lo que se dice frío, hace un rato.

Sobre la guerra contra el P2P

Respuesta de Enrique Dans en un encuentro digital en El Economista:

Mininova, Pirate bay… ¿parece que la presión de las empresas de gestión de derechos va haciendo efecto?

“La presión de los intermediarios de la cultura surte un efecto: el de fortalecer el intercambio P2P. Si te fijas, por cada web que deja de funcionar, aparecen cinco o diez nuevas, en realidad la presión represiva favorece el desarrollo de nuevas alternativas para los usuarios. Pirate Bay no ha cerrado, simplemente se ha reconvertido en un verdadero P2P embebido en el cliente que te instalas. Y Mininova deja de ser interesante, pero ya se están publicando decenas de alternativas. Parar esto es IMPOSIBLE.”