Estudios de balística en el software

En los viejos cuentos y leyendas europeos se decía que una bala de plata es el único instrumento capaz de acabar exitosamente con un hombre lobo. Del mismo modo, en la ingeniería del software se habla de bala de plata cuando se consigue una metodología de desarrollo capaz de ser aplicada con éxito en todo tipo de proyectos. El problema en ambos casos es que la leyenda no se cumple. En el primero porque los hombres lobo son sólo eso: materia de cuentos. En el segundo porque las metodologías infalibles son aún más legendarias que los licántropos.

En realidad no es que no existan buenas metodologías en el desarrollo de software, sino que cada metodología es aplicable a un contexto determinado. De hecho incluso dentro de una misma organización la metodología tomada como referencia debe ser evaluada y en su caso adaptada para cada proyecto concreto, en función de características diversas como son el número y la experiencia de los participantes, la relación con el cliente, los plazos, etcétera.

En resumen, hay que evitar ser un talibán de la metodología. La definición de los procesos de desarrollo en una organización debe ser configurable para cada proyecto, de forma que no se pierda el foco de lo realmente necesario para el éxito del mismo. Eso sí, los procesos resultantes de la adaptación no deben desviarse de los mínimos criterios de calidad impuestos por la organización. Se trata de modificar el cómo cumplir con los objetivos, no los objetivos en sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *